Plastilina: Víctimas y victimarios

María Rosario Endrinal, indigente de 50 años,  murió abrasada en un cajero automático de Barcelona después de que la rociaran con líquido inflamable.

Basándose en este terrible hecho, la escritora Marta Buchaca, quien pertenece a la nueva dramaturgia catalana y está vinculada a la sala Beckett de la Ciudad Condal, elaboró la pieza teatral Plastilina, una reflexión de la autora sobre la violencia cotidiana que envuelve a la sociedad actual, y que aunque pasó en una ciudad española, no es una realidad ajena a cualquier ciudad moderna, incluso la venezolana.

La obra plantea la violencia adolescente, la utilización de youtube y los padres impotentes, que no saben cómo educar  a sus hijos, y creen que solamente ocupándose de la comida, la ropa y la vivienda han cumplido con sus roles.

 La crítica señala que uno de los grandes aciertos de Plastilina es la sensibilidad de un texto que va mostrando en pequeñas dosis todas las caras de un drama sin juzgar ni exponer culpables, manteniéndose siempre en la difícil línea que separa la exposición de la moralización.

El montaje presentado en la Sala Cabrujas de Los Palos Grandes, en forma de lectura dramatizada, con el Teatro Forte, dirigida por Vladimir Vera, resuelve de una manera interesante esta pieza, ya que en un espacio reducido, la sala es pequeña, logra ubicarnos en los distintos escenarios que plantea la obra   y, lo más importante, nos recrea las sensaciones, principalmente de los padres de uno de los autores de la tragedia, que le costó la vida a la indigente María Rosario Endrinal, al plantearse las preguntas existenciales, de cómo se llegó a que un hijo asesinara a una persona, lo grabara y lo disfrutara; o ¿Qué han hecho mal?.

Al final de la pieza, se completa el círculo al anunciar que la Audiencia de Barcelona condenó a 17 años de prisión a los tres jóvenes, dos de ellos mayores de edad, y un menor, truncándose así la vida de tres jóvenes por sus acciones directas, pero también estigmatizando a la familia de cada uno de ellos, a sus amigos, que nunca entendieron el porqué de las acciones vandálicas, y a la pobre indigente, que además era estimada en la zona, porque se menciona que todos los días en un bar cercano le daban alimentos.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: