Apatridas

              En estos días, un amigo me recordó que prometí dar mi visión particular sobre lo que considero del término Apatridas, tan emboga con este gobierno, que sí, y sin temor  a equivocarme, es  vende patria.

             Este texto, si bien no es reciente, sí refleja, con todas sus comas y puntos, mi concepción de este país actualmente.

            Caminaba por una libería y me llamó la atención un libro del MAESTRO, así en grande, José Ignacio Cabrujas, donde, entre otras cosas, habla de textos apatridas, y yo creí, en mi ingenuidad, que era de escritores proscritos, gente señalada. Resulta que estaba equivocado, y eran sencillamente escritos, que no habian aparecido antes, según explicaba en el libro el propio Cabrujas, porque no habian encontrado el espacio adecuado, o no pegaban con otros relatos.

               Hay entendí, porque yo a veces también entiendo cosas, que cuando Esteban nos dice “apatridas”, simplemente quiere decir que estamos en un lugar diferente al que deberíamos, que no pertenecemos a esto, y realmente tiene toda la razón. Yo no pertenezco al país que solo quiere una beca; Yo no pertenezco al país que odia a la otra mitad, simplemente por no estar de acuerdo con un funcionario público, sea o no, el Presidente. Yo no pertenezco al país que cierra puertas a los suyos por una ideología. Ya saldrán a decir que los otros gobiernos lo hacían también, con mis reservas les digo que, puede ser, pero si así fuese, ¿la desproporción de este gobierno puede compararse con los años de la llamada IV República?, antes de que contesten yo lo hago…JAMÁS

              Los que conocimos a Cabrujas, poco o mucho, y a ese país al que él se refería, no podemos dejar de maravillarnos con lo adelantado que estaba con su pensamiento y cómo conocía al venezolano.

           El término Apatridas debe ser asumido entonces con una nueva visión, con alegría, con espíritu, y así cuando a alguien se lo digan – como el peor de los insultos – debemos sonreir y recordar la deficinión de Cabrujas y sentirnos orgullosos de serlo, porque qué bueno es estar donde no debemos, qué bueno es saber que no pertenecemos a algo tan malo como estos 11 años, y lo mejor de todo es que lo sabemos, y no nos dejamos encasillar en términos obsoletos, sino que nos privilegiamos de modernizarlos y expresamos el orgullo que deben sentir los seres inteligentes como Cabrujas, esté donde esté, Zapata, o Laureano, al saber que seguimos siendo un pueblo que se rie de la adversidad y sabe salir adelante, asi esa salida sea por Maiquetía y signifique buscar mundo, porque este libro, llamado país, no tiene espacio disponible para nosotros los nuevos Apatridas.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: