Italia invade predio español en La Candelaria

Quienes me conocen, y si no, sépanlo ya, no se asiduo a realizar reseñas culinarias, porque   creo que hay unos excelentes comunicadores sobre este arte. Sin embargo, cuando me invitaron a visitar un lugar italiano en  el enclave por excelencia de la comida española, La candelaria, me dije… Yo tengo que ir.

 En medio de fabada asturiana, cocido gallego, cochinillo, paella, y otras exquisiteces de la Madre Patria, se encuentra  en la calle Campo Elías, con esquina de Alcabala a Urapal,  Edificio Guaracarima, PB La Candelaria, para más señas,  a una cuadra detrás de la Iglesia La Candelaria, Capricho Bar Restaurante. La entrada es sencilla, con un letrero negro en lo alto, así que tenga cuidado de no seguir de largo y terminar en uno de los locales españoles. La ventaja es que Capricho está empezando la cuadra.

Al entrar fuimos llevados a la segunda planta del lugar, donde ya otros periodistas y comunicadores estaban conociendo a los dueños del restaurante, y nos recibió por María Eugenia Ruiz. Concluidas las presentaciones, nos trasladaron a nuestra mesa, interesante concepto con figuras decorativas, conformada con pasta y otros detalles llamativos.

Detrás de Capricho se encuentra, Ángel Parra, ilustrador venezolano, junto a Joyce Parra, creadora del Capricho, quien apoya a su padre en sus proyectos artísticos y ahora en este gastronómico, además del cheff Marco Potenza,  especialista en comida italiana, quien posee además su propio restaurante “Zio Tonino”.

El concepto Capricho Bar Restaurante incluye comida italiana, pizzas, ensaladas con toques mediterráneos, postres criollos y tradicionales.

Para comprobar el arte culinario de la cocina del local, los presentes disfrutamos de una entrada llamada Envoltini di melanze (envuelto de berenjena relleno con queso de cabra), acompañado de bebidas como jugos, refrescos, o vino (blanco y tinto)

Luego los mesoneros trajeron a las mesas unas cestas de mimbre con Focaccia, algunas picantes y otras no, que además contó con la explicación del cheff  Potenza, quien nos explicó que el picante de la Focaccia está elaborado  base de aceite de peperon chino. 

Siguiendo con la degustación con motivo de esta inauguración probamos la bruschetta clásica Toscana, acompañado con una copa de vino blanco, para satisfacer la curiosidad de quienes se preguntaban  qué estaba tomando yo.

Uno de los platos más atractivos fue el suppli, que es una receta típica de la cocina romana consistente en una bola de masa hecha de arroz cocido en un caldo de carne y dejado enfriar, que se mezcla con huevo crudo, se recubre de pan rallado y se fríe en aceite hirviendo. Es muy parecido al arancino de arroz siciliano.

Ceviche de Pez espada y atún fue el siguiente plato a degustar. Reconozco que el pez espada parecía crema por su suavidad, no así el atún, algo rudo para mí gusto, pero dicen que en la variedad está el gusto.

Como remate de la tarde, sirvieron tres tipos de risotto; de camarones, de tomates secos y de champiñón. Si quieren mi opinión, me quedo, por el momento, con el de camarones, pero los otros no deben dejarse de lado.  

Adicionalmente,  en Capricho Bar Restaurante se anuncia que  “la espera es divertida y permitirá explorar cuan artista pueden ser sus visitantes porque cada mantel individual es un lienzo y en las mesas se colocarán creyones de cera, que permiten dejar fluir la imaginación del comensal”, no se si eso puede ser que están conscientes de que la cocina se tardará o que el local es chico y, para evitar deserciones, buscan mantener entretenidos a los presentes mientras esperan. También el cheff Potenza pondrá su granito de arena, ya que estará compartiendo su tiempo entre la cocina y los comensales, por aquello de que hay que oír a los clientes.

Una modelo nos mostró una idea de Capricho  pensando en las comidas que tienden a salpicar la vestimenta, es una servilleta – tipo babero – para que puedan disfrutar sin dejar huellas en la ropa.

La gente de Capricho tiene dos grandes retos: Uno, enfrentar una zona eminentemente española, con restaurantes de buen comer y beber a diestra y siniestra, cosa que no está mal porque la sana competencia siempre debe ser bien recibida. El segundo reto a enfrentar no solo atañe a este nuevo local, sino a todos los que están en las adyacencias, y se refiere a la acumulación de basura en sus alrededores, tema de discusión entre propietarios y autoridades municipales, porque eso resta atractivo a la zona, o al menos, esa es mi Visión Particular

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: