Kitsch peruano en forma de cantante

Lo kitsch es lo estéticamente empobrecido y moralmente dudoso. El sacrificio de una vida estética convertida en pantomima, usualmente, aunque no siempre, con el interés de señalar un status social.

Muchos de los que oigan el nombre Judith Bustos quizás no sientan ninguna emoción o sentimiento. Pero si en cambio hablamos de La tigresa de oriente, entonces muchos recordarán inmediatamente sus videos en la Red, no en balde se le conoce como la reina de Youtube.

Esta canta – autora peruana llegó a Caracas donde ofreció una rueda de prensa en El Teatro Bar, a raíz del concierto que dio en Barquisimeto el día 16 de marzo y  los recitales que ofrecerá los días jueves 17 y  viernes 18 en Teatro Bar y el sábado 20 de marzo en  Maracaibo.

Sobre el fenómeno cultural en el que se ha convertido, Judith Bustos dijo que todo transcurría con cierta normalidad hasta que el teléfono comenzó a sonar con tal frecuencia, por un “videíto casero que alguien puso en Youtube”, que la vida de La Tigresa del Oriente empezó a llenarse de apariciones en televisión, entrevistas radiales, viajes y hasta ruedas de prensa, como la que ofreció en El Teatro Bar.

“Me gusta vestirme un poco escotada y bailo con mucho entusiasmo. Creo que a mi edad todavía encanto”, lo que para ella es un poco descotada para otros es una muestra innecesaria de  piel y cuerpo, que, por cierto,  no está en su mejor forma, y eso de que baila con entusiasmos no se le puede quitar, ahora que lo haga bien, se es otro cantar, o bailar.

Aguacate Producciones fue la encargada de traer a la Tigresa a Venezuela para presentarse  en el local Mabruk de Barquisimeto,  y en El Teatro Bar de la capital, mientras que  su despedida del país, a quien incesantemente llama “mis hermanos venezolanos”  será en la discoteca Bahía Rasta Bar de Maracaibo.

Además, adelantó que vendrá en diciembre con el You Fest, que ya tuvo un capítulo en Buenos Aires y reunió a artistas kitsch como su compatriota Wendy Sulca y el ecuatoriano Delfín Quispe.

La cantautora de “Un Nuevo Amanecer” expresó su agradecimiento hacia sus seguidores y sus “no seguidores”, con una inocencia que al final uno no entiende si ella es consciente de los sentimientos encontrados que genera su “arte musical”.

“En algunos países hay discriminación. Sé que no soy una jovencita, una quinceañera. Soy una señora, y desde que tengo uso de razón me gustó escribir, actuar, cantar. Pero me casé, eduqué a dos hijas y me convertí en estilista de profesión, hasta que ellas me dijeron: ¡Adelante, mami, hazlo! Y empecé a escribir `Nuevo amanecer’, que es mi canción de oro porque le ha dado la vuelta al mundo”.

“Mi primera canción, ‘Un nuevo amanecer’, la hice para darme un gusto”, comentó Bustos, explicando que luego de manera inesperada alguien subió su video a YouTube y sorpresivamente comenzó a recibir llamadas de medios internacionales y disqueras importantes que querían su colaboración, entre ellos nada más y nada menos que Warner Music.

Al hablar uno no sabe si Judith Bustos, o La Tigresa  (el personaje) es de mal hablar, de usar palabras que no tienen el significado que ella quiere darle.  ¿Será que ella es así o es el personaje?, igual desconcierta su pobreza de lenguaje.

Sobre qué lugar del país le gustaría conocer, ella respondió: “Me encantaría conocer el sitio más bonito que todos los turistas quieren visitar”. Dijo: “Quisiera que algún fans (sic) venezolano me lleve”.

Sobre su nombre artístico dijo que “Perú tiene montaña y costa… pero yo nací en la selva amazónica”.

Además de muchas burlas sobre su estilo tan peculiar, aunque tiene muchas visitas en Youtubre y las entradas para sus conciertos en Venezuela están agotadas, hay en la Red un armable de la imagen de La Tigresa, lo que quiere decir que es ya un producto del mercadeo. O esa es mi Visión Particular.

 

Para quienes no conocen el “arte” de La Tigresa aquí les dejo dos de sus videos